mayo 04, 2016

Cómo optimizar los distintos grados de escalabilidad del Cloud Computing

Los distintos modelos de despliegue, ya sean públicos, híbridos o privados, ofrecen distintos grados de escalabilidad y elasticidad que deben ser considerados al pensar en el proceso de crecimiento de una compañía.

05042016_-_Cmo_optimizar_los_distintos_grados_de_escalabilidad_del_Cloud_Computing.jpg

Estos dos factores, escalabilidad y la elasticidad,juegan papeles fundamentales en este proceso de crecimiento pues, a través de una configuración adecuada de los distintos grados de escalabilidad del Cloud Computing, se puede ejercer, no sólo una gestión de datos adecuada durante el proceso de crecimiento, sino también tener un control correcto y detallado sobre la eficiencia del software y hardware y, en general, de los servicios de Cloud Computing que han sido implementados dentro de la compañía.

Entonces, en el blog del día de hoy se hará énfasis en la pregunta sobre cómo optimizar los distintos grados de escalabilidad del Cloud Computing, con el fin de que reporten la mayor eficiencia para una compañía en proceso de crecimiento.

ELEGIR EL MODELO DE DESPLIEGUE ADECUADO

El primer paso en la configuración de escalabilidad adecuada, es haber reconocido las posibilidades que cada modelo de despliegue ofrece, como a su vez los distintos grados de escalabilidad dentro de los servicios, sean estos IaaS, PaaS, SaaS, etc.

Una vez hayas realizado esta primera tarea, lo siguiente es reconocer las opciones propias de la escalabilidad con el fin de aplicarlas de forma adecuada al crecimiento de la compañía. Estas opciones son:

  • Ampliación

La primera opción ofrecida dentro de la escalabilidad, es la posibilidad de ampliar y mejorar el hardware a través de asistencia virtual, ello con el fin de mejorar la velocidad del equipo, su almacenamiento, su memoria y su ancho de banda; y de ese modo, optimizar los procesos de gestión de datos, almacenamiento, protección,etc.

  • Moverse fuera

La configuración de escalabilidad, no permite únicamente mejorar la acción dentro de un mismo equipo o un único hardware, también permite la migración de datos a otros nodos de información dentro del mismo equipo, a equipos diferentes, de una nube privada a otra, e incluso, entre nubes privadas y nubes públicas. Este proceso de migración y ampliación de la escalabilidad es relevante, sobre todo, en el caso de las empresas que requieren distribuir las distintas cargas de trabajo entre varios nichos de información con el fin de obtener una mayor eficiencia.

  • Reducción

Una óptima configuración de la escalabilidad, no sólo debe enfocarse en el aumento de sus recursos, también debe conocer cuando hay que limitar los mismos, concentrarlos en determinados espacios, o reducirlos. Esta opción de la escalabilidad es fundamental, sobre todo en el momento en que una compañía decide reducir costos de operación a través de una reducción de servicios previamente considerada. 


Enfocada en el manejo y el control del incremento de la carga de trabajo y la infraestructura dentro de los servicios de Cloud Computing que toma una empresa, la escalabilidad en la nube y el reconocimiento de sus distintos modos de configuración son pasos fundamentales para controlar y mantener una gestión de datos eficiente en todo el proceso de crecimiento de la compañía.

Blog-diez-razones-para-usar-servidores-virtuale

Francisco Trujillo
Francisco Trujillo

{% endraw %}